Talento: el mayor desperdicio de la reciente crisis.

By 10 noviembre, 2016 agosto 17th, 2017 Consultoría, Olivoworld

Hoy me apetece escribir un post diferente, ni financiero ni de pura gestión económica.

Durante los últimos años yo, que ya tengo una edad, he visto como salían despedidos de las empresas grandes profesionales: expertos en sectores o negocios, personas que habían llevado a sus empresas a situaciones de rentabilidad y con buenos posicionamientos o, sencillamente, magníficos trabajadores, versátiles y con una actitud e implicación increíbles. He visto atónita cómo se menospreciaba todo ese valor por muy poco dinero, por la pereza de pensar en cómo se puede recolocar a esas personas, formarlas para que continúen en la brecha o por simples ganas de despedir.

Me resultaba, y me resulta, inconcebible ese desperdicio de talento cuando hay tanto por hacer. A muchos de ellos los he visto pasar por temporadas emocionalmente flojas pero, en su mayoría, termina reinventándose magníficamente. Muchos han aprovechado esa “libertad” para crearse una nueva profesión desde la perspectiva de lo que realmente les gusta. He visto como un ingeniero diseña lámparas increíbles, como un gerente programa apps al más alto nivel o como un comercial se dedica a la explotación forestal.

Y es que el talento estaba ahí. Lo siento por las empresas que los han perdido, demuestran una miopía enorme.

Empiezo a detectar un cambio de tendencia en esta percepción de “no quiero contratar gente mayor” (más de 45). Ojalá, me parece un lujo que como sistema económico no nos podemos permitir. Sí, lo sé, hay otros, esos jóvenes que después de formarse arduamente tienen que irse. Pero a esos espero que tengamos la cabeza de recuperarlos en algún momento. Y además, hablaremos de empleo juvenil en otro post.

Aliquam Praesent consectetur justo fringilla mattis