La gestión del tiempo confetti

By 31 julio, 2015 Movilidad, Olivoworld

No siempre nos ha obsesionado tanto el tiempo, en la edad media, por ejemplo los relojes eran irrelevantes. En lugar de orientarse al tiempo la gente se orientaba a la tarea, eran sociedades agrícolas y esto funcionaba. Pero llegaron las fábricas, y se impuso la «hora del reloj» o como decía – Benjamin Franklin – «el tiempo es oro», había que organizar las cosas.

Han pasado 250 años desde entonces y ya estamos todos perfectamente obsesionados con el tiempo. Incluso no necesitamos a nadie que nos imponga esta disciplina, lo hacemos nosotros mismos; y pensamos que la gestión del tiempo solucionará nuestras numerosas ocupaciones.

Pero, y si estamos equivocados; y si la gestión del tiempo: solo nos hace estar más ocupados, nos rompe la atención y nos hace más ineficaces. Hacer más cosas podía tener sentido en un mundo finito, pero este ya ha desaparecido; y ahora sería imposible. Esta pretensión te convierte automáticamente en más ocupado. Ante la presión del tiempo no priorizamos bien y nuestros logros se resienten. Hay quien piensa (creo que todos) que vaciar al bandeja de entrada o cero tareas es ser productivo, pero no; simplemente es síntoma de la falta de imaginación y de la falta de algún flujo de atención.

Con todo esto me he ahorrado una gran cantidad de tiempo pensando en todas las herramientas de productividad disponibles, ya me estaba saturando, así que hoy no recomendaré ninguna y os invito a ir abandonado la gestión del tiempo confetti; bueno…, con prudencia.

Es cierto, con la gestión de tiempos, vamos a hacer más cosas; pero creo que ahora necesitamos pensar más, ser más creativos y ser más resolutivos. Esto no se alcanza creando micro tareas perfectamente priorizadas y distribuidas en nuestras sobrecargadas agendas. En nuestro «nuevo» mundo lo más escaso no es el tiempo sino la atención.