¿Cuánto debe costar un sitio web?

By 26 febrero, 2016 Marketing, Olivoworld

Suele ser la primera pregunta a plantear y la más difícil de contestar. Realmente, a pesar de la amplia experiencia que hay en diseño y rediseño web, no existe una fórmula mágica que responda a esta pregunta. Hay quien prefiere hacer el planteamiento al revés: cuanto estas dispuesto a gastar y veremos que podemos ofrecerte. El problema de esto último es que seguramente todos tendemos a minusvalorar el trabajo que hay detrás de una web atractiva, funcional y personalizada. Peor aún, si la respuesta es que lo hace mi sobrino por cuatro perras, o yo mismo con algo que he visto por ahí. Lo que sí tenemos que tener claro es que se obtiene lo que se paga.

Un sitio web barato tendrá menos contenido y menos funciones, mientras que uno caro tendrá muchas características y utilidades, adicionales al diseño. Tampoco nos podemos olvidar de que el diseño tiene que ser adaptativo a todo tipo de pantallas y que esté orientado a una mejor experiencia del usuario. Con la cantidad de oferta actual en internet el tiempo que nos van a dedicar es muy valioso y conseguir interacción un gran logro. Hoy por hoy un sitio escaparate web profesional se ha convertido en la primera acción comercial que cualquier negocio, institución u organización debe de afrontar, para que nos tomemos el tema a la ligera.

Si nos fiamos como han ido las cosas en mercados más avanzados que el nuestro, podemos ver en el siguiente gráfico cómo ha ido evolucionando el coste de un sitio web en EEUU a través del tiempo, distinguiendo entre dos conceptos «low cost» (lo que esperamos) y «high cost» (lo que debería ser). Jaja! ahora ya podemos igualar € a $ y no fue gracias a apple.

website-cost-over-time

La tendencia por los factores que comentamos al principio (adaptabilidad, interactividad e identidad), explican que los costes están aumentando un 20% en la parte high, a pesar de lo mucho que se ha avanzado con las herramientas de diseño y programación. Con los costes de la parte low, mucho más estabilizados, no esperemos soluciones originales, pero si algo básico; por menos ya sería sospechoso.

Por supuesto que es una aproximación general, cada proyecto necesitará una evaluación específica, ya que los numerosos factores a considerar determinarán el precio. Solo para abrir boca, lo trataremos en otro post, enumeramos algunos conceptos de costes asociados al desarrollo web: nombre de dominio, alojamiento de páginas web, instalación del gestor de contenidos (CMS), funcionalidades de comercio electrónico, reservas, eventos, etc., diseño y creación de plantillas plugins, creación de contenidos gráficos, imágenes, video y redacción, configurar redes sociales, formularios, blog, portfolio, catálogo, etc, posicionamiento, integración con bases de datos y más…

Ah! y algo muy importante y que nadie cuenta. Todo sitio web en curso necesita un mantenimiento, actualización y elementos de seguridad, que garanticen que todo esté funcionando y no se convierta en un caos. Esto también supone un coste.